Mamas

MAMOPLASTIAS

Los senos son icono de feminidad, el buen contorno y el tamaño de ellos ha sido siempre importante para que nos sintamos con una figura armoniosa y cuando por alguna razón, no nos sentimos bien con el tamaño o la forma, podemos recurrir a mejorarlo por medio de una cirugía plástica.

Si ya has tomado la decisión de operarte los senos, debes estar preparada mental y físicamente para el cambio que vas a tener.

Existen varios tipos de cirugías de senos, dependiendo del objetivo y de lo que la paciente busca. Es una cirugía que sólo debe realizarse después de los 18 años, ya que a partir de esta edad la mama ya se encuentra desarrollada, evitando alteraciones en el resultado. La cirugía, generalmente se hace bajo anestesia general y tarda en promedio 1 hora.

Logra un gran mejoramiento del contorno corporal en corto plazo y es la cirugía que más se realizan los pacientes.

Las cicatrices son mínimas, las incisiones realizadas son muy pequeñas y se desvanecen con el tiempo, hasta ser imperceptibles. Esto depende mucho del post operatorio y de los cuidados del paciente, siguiendo las recomendaciones médicas:

– El reposo absoluto no es obligatorio, al contrario, conviene reintegrarse lo más rápido posible a sus actividades normales en la medida de sus capacidades.

Tomar los medicamentos analgésica, antiinflamatoria y antibiótica según las indicaciones dadas.

– Evitar broncearse durante los tres primeros meses después de la cirugía, pues puede ocasionar manchas irreversibles en la piel.

– No debe de fumar durante tres meses, pues el cigarrillo no favorece la cicatrización.

– No debe manejar vehículos por un periodo de 15 a un mes.

– No debe levantar los brazos por encima de los hombros, ni levantar objetos pesados.

– El brassier deportivo post quirúrgico debe ser usado durante el tiempo recomendado.

– Utilizar con disciplina las cremas cicatrizantes

– Comenzar a hacer ejercicio sólo cuando le sea indicado.

Los resultados finales, vienen a notarse aproximadamente a los seis meses de realizado el procedimiento, donde la paciente se encuentra completamente desinflamada.

Este tipo de cirugía, logra mejorar la autoestima de los pacientes, al verse con un cuerpo más armónico y moldeado.

Existen varios tipos de Mamoplastias:

  1. Mamoplastia de Aumento (Implantes): Elige junto a tu cirujano plástico, el tamaño y tipo de implantes para tu cirugía donde el aumento de pecho te haga sentir mucho más segura.

 

  1. Mamoplastia Reductora (Reducción): Algunas veces el tamaño tiene algunas implicaciones donde el peso de los senos, afecta tu espalda y tu salud. Para ello existe esta alternativa.
  2. Mastopexia (Levantamiento): El paso de los años, o el amamantar a su bebé hace que la piel de los senos se estire y se noten caídos. Para ello este tipo de cirugía es ideal y se puede realizar con o sin implantes.
  3. Mastopexia de Aumento: Levantar los senos y además aumentar el tamaño de los mismos.
  4. Reducción Areolar: La areola en algunos casos es demasiado grande y hace que la paciente no se sienta cómoda con ello, esta es la mejor alternativa.
  5. Reducción Mamilar (Reducción de Pezón): De igual manera, el tamaño del pezón, ya sea porque está hacia adentro, o porque está muy salido.