COMO CUIDAR DE LA PIEL BROCEADA

Es importante tomar sol de forma sana y con la protección adecuada. Recuerda siempre tomar precauciones y usar bloqueador solar.

Hidratar y nutrir tu piel tras la exposición te brindará una agradable sensación de frescura.

El uso de un buen gel post solar, te ayudará a prolongar el bronceado en forma saludable, evitando la descamación. Además los que son ricos en vitamina E, previenen el envejecimiento prematuro.

Para conservar por mayor tiempo el bronceado tras las vacaciones, sigue estos simples consejos, los resultados están asegurados!

Las exposiciones al sol provocan modificaciones a nivel celular.  Al principio la manera natural que tiene la epidermis para protegerse es intensificando su barrera protectora, la capa córnea. Además, broncearse conlleva una fuerte deshidratación, razón por la cual, el colágeno que se produce es de muy mala calidad.

Para ayudar tu piel a encontrar el equilibrio, aplícate por todo el cuerpo una leche o gel aftersun. Este tipo de tratamientos diseñados para este fin específico, calma la epidermis dañada. Sigue hidratando abundantemente tu piel por 2 semanas. Esto reparará progresivamente la pérdida de agua. El resultado: una piel más flexible y luminosa.

Utiliza tratamientos exfoliantes de texturas muy fina para eliminar las células muertas. Si bien es cierto que el bronceado se atenuará ligeramente, el color quedará más uniforme.

El sol no es el único que afectará la estabilidad de tu piel. La sal y el cloro pueden ser muy agresivos. Razón de más para ocuparte de ella desde el interior. ¿Cómo? Con tu alimentación.

Entre las verduras puedes comer apio, alcachofas, berenjenas, brócoli y espinacas que tienen casi el mismo efecto benéfico de una crema. Rehidratan la piel desde el interior gracias a un aporte de zinc,  silicio y vitamina E.

Las frutas y verduras ricas en beta-caroteno te ayudarán a prolongar el bronceado. Identificarlas es muy sencillo, pues su color suele ser anaranjado, es decir, zanahorias, melones, tomates, melocotones…

Otro truco es usar vitamina E, ya que esta, potencia los efectos del beta-caroteno.

Denisse Santos